jueves, 8 de noviembre de 2018

GIMP

GIMP es nuestro editor gráfico preferido. Como siempre, optamos por programas que sean más o menos sencillos de usar, pero con suficiente potencia para que nos sirvan para todo lo que necesitemos, y si puede ser, como en este caso, multiplataforma (para Linux  Mac y Windows) y gratuitos.

No sé si será exagerado pero por ahí le llaman "el photoshop libre". Las cosas que se pueden hacer con este programa dependerán de lo que queramos ir estudiándo. Tiene muchísimas posibilidades. Nosotros lo usamos sobre todo para recortar imágenes, cambiarles la resolución, hacer algún montaje (e incluso con Openshot, algún truco de cine) o retocar un poco el brillo, el contraste los colores para mejorar alguna foto.

Se puede descargar directamente desde su página web (en linux viene en los repositorios oficiales, si no preinstalado).

Encontraréis muchos tutoriales como estos oficiales (en inglés) o este en español, así como un wiki donde resolver dudas.


(foto: Pamela Marca)
http://bloggimp2.blogspot.com/2016/03/gimp.html?m=1

Lo esencial de GIMP:

1. Si el trabajo que vamos a hacer nos lleva mucho tiempo podemos guardarlo para continuar más tardee con él (archivo, guardar). GIMP guarda con la extensión .xcf, pero cuando terminemos lo tenemos que exportar (archivo, exporar) para que nos sirva. Por defecto GIMP exporta con el formato .png. También podemos elegir el formato .jpg si quieremos.

2. Si nos liamos con las barras de herramientas (que son flotantes) podemos ir al menú: ventana - modo de ventana única  para que de este modo lo tengamos todo siempre delante.

3. Un retoque muy sencillo y efectivo para las fotacas artísticas que hacemos es modificar el brillo y el contraste. Para ello, vamos a colores - brillo y contraste y allí jugamos un poco con los valores que inicialmente están a cero. En muchas ocasiones con bajar un poco el brillo (-10) y subir un poco el contraste (+10) conseguiremos un efecto muy chulo.

4. Para redimensionar imágenes iremos a: imagen - escalar la imagen



teniendo cuidado de que al cambiar la altura y la anchura sigan en la misma proporción (atención al símbolo a la derecha del nº de pixels).

Nota: Hay que decir también que para alguna cosilla muy sencilla no hace falta usar GIMP, por ejemplo para recortar se puede usar Paint (que viene ya instalado en Windows), Shotwell (ya un poco más completo, que permite, por ejemplo, girar imágenes para ajustar el horizonte) o cualquier otro editor de imágenes que tengáis a mano. Eso sí, una vez familiarizados con GIMP ya no querréis otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario